¿Por qué engordamos cuando nos estresamos?

Marzo 4, 2015
44

¿Por qué engordamos cuando nos estresamos?



¿Alguna vez te has encontrado monótonamente comiendo un tazon de helado mientras te torturas sobre tu último rechazo romántico -- o cuando comes una hamburguesa con papas frente a tu computadora furiosamente mientras intentas relajarte un momento del trabajo? Tal vez -- si eres una madre ocupada, puedes encontrarte comiendo galletas en tu coche mientras te trasladas a buscar a los chicos de la escuela. O si eres dueño de un pequeño negocio tratando de ganarte la vida -- y te das cuenta de que tu cintura se ha ampliado. Si  te reconoces en cualquiera de estos escenarios, no estás solo probablemente no sea tu culpa. La tensión que pasa por un largo  período de tiempo puede triplicar tu aumento de peso — ya que el estrés aumenta el apetito, nos hace retener la grasa e interfiere con nuestra fuerza de voluntad para aplicar un estilo de vida saludable.

 
A continuación se presentan  las cuatro razones principales de estrés que conduce al aumento de peso cuatro grandes basadas en la investigación de estrategias que puedes utilizar para defenderte de estos mecanismos.

 

Hormonas



Muchos estudios han demostrado a través de los años que cuando el cerebro detecta la presencia de una amenaza, no importa si es una serpiente escondida en la hierba, un jefe gruñón o una deuda grande, se desencadena la liberación de una cascada de productos químicos, incluyendo la adrenalina, CRH y cortisol.


Tu cerebro y el cuerpo se preparan para manejar la amenaza, y  de esta manera estar listos para la acción -- y así ser capaz de soportar una lesión. En el corto plazo, la adrenalina ayuda sentir menos hambre en el momento que  fluye la sangre de los órganos internos y a los grandes músculos para prepararse para la "lucha o la huida"Sin embargo, una vez que desaparezcan los efectos de la adrenalina, el cortisol, conocido como la "hormona del estrés",  comienza señalando el cuerpo para reponer el suministro de alimentos.


Cuando nuestros antepasados luchaban contra animales salvajes, utilizaban una gran cantidad de energía, ya que sus cuerpos necesitaban más capas de grasa y glucosa para recuperarse. El ser humano de hoy, que se sienta en el sofá preocupante acerca de cómo pagar la cuenta o trabaja largas horas en la computadora, no funciona con mucha energía -- en lo absoluto con el mismo nivel estresante!.  Por desgracia, estamos atascados con un sistema neuroendocrino que no se ha actualizado, así que tu cerebro todavía va alcanzar ese plato de galletas de todos modos.

 

Grasa del vientre



En los días cuando nuestros antepasados estaban luchando contra los tigres y la hambruna, sus cuerpos adaptados por aprender a almacenar grasa suministrada a largo plazo. El resultado desafortunado para nosotros en la actualidad es que cuando estamos estresados por las exigencias de la vida laboral y la vida cotidiana, somos propensos a conseguir una capa extra de "grasa visceral" profundamente en nuestros estómagos. La desventaja es que la grasa sobrante del vientre es insalubre y difícil deshacerse. La grasa libera productos químicos desencadenando inflamación, lo que aumenta la probabilidad de  desarrollar enfermedades del corazón o diabetes. Por otro lado -- desafortunadamente, el exceso de cortisol  también ralentiza tu metabolismo, porque tu cuerpo quiere mantener un suministro adecuado de la glucosa por todo lo que duro la actividad física y mental.


Ansiedad



Cuando tenemos un aumento de adrenalina como parte de nuestra respuesta de lucha/huidaobtenemos una sensación de "cableado" que conseguimos cuando estamos estresados. Mientras que nosotros podemos quemar algunas calorías extras al estar estresados no podemos quedarnos con la ansidad,  ya que la ansiedad también puede desencadenar el "comer de manera emocional".


Comer en exceso o comer alimentos poco saludables en respuesta al estrés o como una manera de calmarnos es una respuesta emocional, es muy común.  Por otro lado estudios han demostrado que el ser un teleadicto también aumenta la tentación de comer en exceso y promueve el estar inactivo, lo que significa que esas calorías adicionales al no quemarse puede hacer que comas más "ciegamente" en el momento que  mantienes tu mente alrededor de pensamientos preocupantes


Una manera eficiente de identificar estos comportamientos, es notar cuando comes y estas preocupado, tu tendencia a ir a por esos carbohidratos es uno de los sintomas del circuito vicioso, ya que será probablemente que comeras de  más, sin embargo, como también es muy probable que te sientas menos satisfecho y necesites de consumir nuevamente carbohidratos.


Lo que sucede en el caso los carbohidratos es que estos activan químicos del cerebro llamados serotonina, un neurotransmisor que controla entre otras cosas -- el humor, es por esto que tu cuerpo utiliza de manera automática el carbohidrato como anestesia breve a los pensamientos preocupantes. Cabe recordar que el efecto de los carbohidratos es casi inmediato -- por lo que la constante necesidad de consumirlos puede provocar el desarrollo a una adicción.


Antojos y comida rápida


 
Cuando estamos estresados, y anhelamos las comidas  de "comfort ", como una bolsa de papas fritas o una bola de helado. Estos alimentos tienden a ser fáciles de comer, altamente procesados y altos en grasa, azúcar o sal. Anhelamos estos alimentos por razones biológicas y psicológicas. El estrés puede estropear el sistema de recompensa cerebral o cortisol que puede causarnos ansias más grasa y azúcar.


También podemos tener recuerdos de infancia, tales como el olor a galletas recién horneadas, que nos llevan a asociar los alimentos dulces con comodidad. Cuando estamos estresados,  también estemas más propensos a pasar por el lugar de comida rápida, en lugar de tomarnos el tiempo y la energía mental para planificar y preparar una comida.

Similares

Mostrar más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *